25/8/2013

tar




A Marta



al despertar pensé en la caminata
de tu abuelo por los Pirineos

en los 15 de tu madre
el pequeño patio en Lleida
los tíos y la abuela

solías decir:
a ella no la mató la guerra
y te ibas sin revelar que la familia
poco hablaba tu lengua
que con alivio narrabas
del cáncer antes del 36
y la historia risible de los miles
de zapatos en la frontera

esta mañana pensé en irme de viaje contigo
traducir los libros del abuelo
ya no entre dientes estem fotuts

salir de casa








31/7/2013

ch









en una calle de la ciudad
un hombre me pide dinero;
él sin trabajo y no ha tenido alimento
domingo, 
lunes,
martes.

yo también estoy desempleada,
le respondo.

nos miramos en silencio
y sobre su bolsa azul de plástico
dejo unas monedas.

ya en casa pienso en mi desempleo:

en hojitas blancas
cuidadosamente enfiladas sobre la mesa,
escribo decenas de nombres...
peruanos
chilenos
catalanes
colombianos
brasileños
uruguayos.

todos escriben poesía,
todos tienen un trabajo.

13/6/2013

nil






me decía que el libro traería glamour:
hablaba del verdadero y salvaje amor.

conocerás hombres dedicados
al cine, a la literatura.

me decía harás fama en este viaje;
conocer europa es de escritores.

los amigos repiten
que coger porque eres joven,
sacar un hilito de sangre,
evitar dar dinero,
donar te hará adulto,
ser adulto no es de poetas.
no filas en el banco,
no contener,
no whisky caro.

nadie advierte

cuando la sensación que habitas
es hacer lo mismo en la misma mesa.
los chicos que viven en la casa
programan el despertador,
limpian cajones de arena,
una renta y dar mantenimiento a la lavadora;
salir y cuidado si no saludas al vecino.

han pasado veinte años en pocos meses.

encima del hogar:
el arma atascada,
la única forma de ceder,
de domarnos.